FISIOTERAPIA PARA CANCER

TRATAMIENTOS DE FISIOTERAPIA PARA CANCER

Muchas personas que padecen o han padecido un cáncer se preguntan si la fisioterapia para cancer es conveniente o no. Pues bien, la fisioterapia es un recurso complementario que ayuda en todas las fases del proceso.

La fisioterapia para cancer conlleva desde preparar al paciente para una mejor recuperación post-quirúrgica, en el caso de ser operado, hasta mejorar los síntomas de dolor, fatiga, edema, rigideces articulares, de dolores musculares y patología neurológica entre otras sintomatologías. Todos estos síntomas son consecuencia de los diferentes tratamientos ya sean quirúrgicos, hormonales, inmunoterápicos, radioterápicos, trasplantes, etc.

Todo ello requiere un gran equipo multidisciplinario de profesionales.

Según los últimos datos registrados por el Observatorio de la Asociación Española Contra el cáncer en 2019 se detectaron 275.562 nuevos casos de cáncer.

La misión de la fisioterapia por tanto, es aumentar la calidad de vida de los pacientes. Mejorar las cicatrices, la movilidad articular, la relajación de los tejidos, los problemas de incontinencia, alteraciones de la esfera orofacial, problemas de postura, respiratorios, neurológicos y un largo etcétera de síntomas susceptibles de paliar con la fisioterapia.

Para ello, el fisioterapeuta cuenta con diferentes técnicas para establecer tratamientos totalmente específicos y personalizados:

  • Ejercicio terapéutico: se sabe que los pacientes oncológicos que siguen un tratamiento individualizado y supervisado de ejercicios mejoran el dolor, la función del sistema inmune, la funcionalidad cardíaca, disminuyen la fatiga, mejoran su estado de ánimo y en general, la calidad de vida. Recomiendan sobre todo ejercicios aeróbicos, pero sin dejar de lado los de fuerza, coordinación y propiocepción.
  • Masoterapia y técnicas miofasciales: para conseguir una relajación y alivio del dolor que conduzca al paciente a un estado de bienestar.
  • Tratamientos uroginecológicos: para alteraciones del suelo pélvico, incontinencias, dolor pélvico crónico.
  • Drenaje linfático Manual: para prevenir la aparición de linfedemas o para su tratamiento.
  • Tratamientos analgésicos: con ayuda de tecnología como radiofrecuencia INDIBA, biofeedback, láser, Ultrasonido, Magnetoterapia, TENS.
  • Neurodinamia: útil por ejemplo en neuropatías periféricas.
  • Fisioterapia Respiratoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *